FORMACIÓN | Taller inmersivo sensorial de Masticación

90,00  IVA Inc.

Experiencia sensorial inmersiva en la que aprenderás a diferenciar unos masticables de otros, cómo diferenciar las texturas y su efecto en la boca de los perros.

FORMACIÓN | Taller inmersivo sensorial de Masticación.

Experiencia sensorial inmersiva en la que aprenderás todo lo que quieras saber sobre la masticación natural para perros y como la manejan en la boca. Entenderás cómo debes manipular y adaptar los snacks naturales a cada perro y situación para que la experiencia masticatoria sea un algo beneficioso en la vida de los perros.

Observarás y analizarás los diferentes tipos de texturas para elegir mejor y sin miedo.

  • Sesión individual personalizada.
  • Material incluido.
  • Presencial.

Experimentaremos, machacaremos, cortaremos y tocaremos con las manos para comprender mejor el funcionamiento de las fibras y los tejidos de la masticación para perros.

* Precios con Iva incluido.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

También te recomendamos:

La selección de accesorios más cuidada para que los perros más viajeros estén seguros.

Consejos básicos sobre la masticación natural para perros.

Conserva la masticación en las mejores condiciones para mantener sus cualidades intactas.

  • Las piezas de masticación son partes de carne y/u otros tejidos de diferentes animales, deshidratadas durante más o menos tiempo, dependiendo de la textura final deseada.
    La masticación catalogada como «tierna». implica de forma automática, que los productos han sido deshidratados durante menos tiempo, por lo que su fecha optima máxima de consumo es más corta que la de la masticación estándar. Los productos tiernos, son tejidos más «vivos».
    Te recomendamos que conserves la masticación en envases de vidrio herméticos y en nevera o en un lugar especialmente fresco y seco. La temperatura degrada los tejidos tiernos más rápidamente y los envases que no cierran bien atraen diferentes tipos de insectos. 
  • Para evitar accidentes, debemos supervisar a los perros que no mastican y engullen todo lo que les entregamos. Si el perro lo permite y siempre que no creemos un conflicto, podemos sujetar el masticable para ayudarle en la tarea.
  • Los perros perciben el mundo a través del olfato, que a su vez está conectado con el gusto. Enriquezcamos su mundo variando el tipo de masticables: Diferentes proteínas, carnes y vísceras, con o sin pelo, más o menos dureza/elasticidad/friabilidad, carne/pescado…
  • La falta de experiencia en el manejo de la boca, está relacionada con la inseguridad. Los perros deberían saber utilizar la boca para interaccionar con el entorno, así como para relacionarse correctamente con otros perros y humanos.
  • Las piezas deben ser adecuadas a la experiencia, edad, tamaño y gusto del perro.
  • El perro debe poder terminar cada masticable que entregamos en un tiempo máximo aproximado de 30 minutos para evitar la frustración. Si el perro esconde la pieza o no la termina, es posible que no sea la adecuada o no es el momento oportuno de entregarla.
  • La masticación extremadamente dura puede frustrar a los perros y puede provocar un efecto contrario al que buscamos. La frustración puede aumentar la ansiedad en vez de reducirla.
  • Los huesos de animales muy grandes pueden causar fisuras en los dientes de los perros.
Carrito de compra

Información importante sobre la masticación.

Las piezas de masticación son partes de carne y/u otros tejidos de diferentes animales, deshidratadas durante más o menos tiempo, dependiendo de la textura final deseada.

La masticación catalogada como "tierna", implica de forma automática, que los productos han sido deshidratados durante menos tiempo, por lo que su fecha optima máxima de consumo es más corta que la de la masticación estándar. Los productos tiernos, son tejidos más "vivos".

Te recomendamos que conserves la masticación en envases de vidrio herméticos y en nevera o en un lugar especialmente fresco y seco. La temperatura degrada los tejidos tiernos más rápidamente y los envases que no cierran bien atraen diferentes tipos de insectos.